7 de septiembre de 2014

Revista Brando - 107 El número de la emergencia




La nota pertenece a la edición de septiembre de 2014 de la revista.

Suple Ni a palos diario Tiempo - El indie federal

Link a la nota: http://www.niapalos.org/?p=17248

El rock nuevo, el tímido, el que hace trabajo de hormiga en la escena porteña, nació en otro lado. De a poco, si se afina el oído, se puede detectar el río Paraná, las montañas de Mendoza, el calor cordobés, el desierto patagónico, la selva del litoral, las tierras del NOA en muchas de las bandas que giran por la ciudad todos los fines de semana. Todo parece indicar que el recambio viene desde adentro, desde las provincias argentinas.

La Plata y Rosario fueron las primeras escenografías de ese sonido. Tal vez 5 o 6 años atrás, en Capital Federal, se empezó a cantar una poesía que relataba a la ciudad de las calles con número. Los 107 Faunos, ahora clásicos de la escena independiente junto a los Él Mató a un Policía Motorizado, creaban un nuevo espíritu musical ligado a los paisajes de la periferia. 

“El arrullo de eslabones de cadena / pedaleando por 56 / en un túnel de hojas verdes / árboles torcidos que flamean”, dice una de sus primeras canciones, Pretemporada, llena de imágenes platenses de verano.

Un par de años después, un show hipotético en algún club de barrio puede unir bajo el azar de un mismo cartel a Diosque, que es tucumano, a Atrás Hay Truenos de Neuquén, a los patagónicos de La Patrulla Espacial, el noise rosarino de Mi Nave, o a los cordobeses de Rayos Láser.

Ellos, al igual que muchos músicos que suenan por la ciudad, decidieron en algún momento de sus vidas hacer la valija para instalarse en la capital del país, donde –supuestamente- están todas las posibilidades y también todos los que sueñan el mismo objetivo: tocar lo más que se pueda.

La nostalgia soundsystem
Y en ese plan, el entorno de la infancia se mezcla con la experiencia de la ciudad y la música gana melodías nuevas, que gustan, que la gente va a escuchar. Mariano di Cesare, una de las voces de Mi Amigo Invencible, comanda desde el centro del escenario sonidos de naturaleza e historias de la tierra del vino. Él fue el primero de los seis de la banda que se vino desde Mendoza. De a poco, los demás se fueron mudando hasta que se completó la formación original en Buenos Aires. El compromiso cambió a la banda, tanto como los nuevos estímulos.

“Es una negociación constante entre el nuevo entorno que nos rodea y la cultura en la que nos criamos”, comentó. “Estar en esta ciudad hizo que nuestra música virara para atmósferas más eléctricas, ligadas en gran parte al costado platense de la ciudad, pero también al pop de la Capital, por ejemplo”. Entre sus discos y los shows se nota la diferencia en la velocidad y también en la distancia. “El hecho de estar lejos de casa hace que los sonidos más andinos tomen otro protagonismo, se hacen más fuertes, más profundos y más necesarios. Es como si la naturaleza de nuestro lugar peleara constantemente con lo intelectual y mecánico de la ciudad, lo que genera ese eclecticismo sonoro que tan bien nos hace. El que nos ofrece libertad de elección”, comentó Di Cesare.
“Es este el lugar, paremos acá.
Armemos el fuego
El cielo desapareciendo.
Pronto la oscuridad nos va a deslumbrar”.
“Descanso sobre ruinas”, de La Nostalgia Soundsystem (2013) – Mi Amigo Invencible.

La casa es donde estás
Sin embargo, el origen no siempre determina la experiencia sonora. Pablo Jacobo nació en La Paz, Entre Ríos, y vivió muchos años en Rosario, Santa Fe, donde creó su proyecto de canciones pop que nombró Pol Nada. Para él, la relación de una persona con el espacio es un viaje personal, y lo que cada uno hace con eso que se genera es lo que establece el vínculo que va a tener con el lugar. “Los estados de ánimo y las emociones son los que guían la forma de la música, no creo que un espacio determinado y su cultura puedan modificar la producción de una persona. Creo que lo que más se modifica es uno mismo, después viene todo el resto”, dice.

Pol Nada toca en Buenos Aires hace años pero siempre mantuvo su relación con Rosario. “No confío tanto en la geografía como algo determinante. En mi experiencia, lo humano suele trascender ese factor”. Pero sí ve algo en común entre las bandas que llegan desde las provincias: “aquellos que vienen desde un lugar donde el acceso a algunas cosas es un poco más difícil puede que las valoren de otra forma y tal vez estén más dispuestos a trabajar en algunos aspectos”.

Destino final
Y aunque se puede trascender desde el interior, la llegada a Buenos Aires es inminente cuando se pretende vivir de la música. Luciana Tagliapietra es tucumana, tiene tres discos en su haber y dos colaboraciones estelares: Litto Nebbia cantó “El gigante” y coprodujo su último disco y Daniel Melero masterizó el anterior. Con 30 años recién cumplidos y una trayectoria envidiable, Luciana decidió mudarse a Capital Federal. “A medida que mi carrera fue creciendo y me fui profesionalizando sentí la necesidad de estar en Buenos Aires porque es donde pasan la mayoría de las cosas que podrían hacer crecer un proyecto. Si hay mejor calidad de músicos y mayor valoración de los artistas tendré que comprobarlo”, comentó días antes de la mudanza.

Todos estos años en los que viajó por el país, en los que llegó a Buenos Aires para grabar y tocar como invitada y con shows propios, Luciana decidió quedarse en Tucumán por cuestiones personales. “En mi provincia se grabaron muchos discos con Yoconvoz (sello en el cual editó sus primeros dos) en los que de alguna forma participé, así que eso fue un gran estímulo para quedarme. Mudarme era una decisión que ni siquiera había pensado”.

Ella habla de los cerros tucumanos, de la selva de la montaña, de Tafí Viejo, del folclore. Mientras tanto, Maxilimiano Calvo, uno de los cuatro Intrépidos Navegantes habla del río Paraná, de la sensibilidad de la gente de Rosario, del contacto con el agua y su ecosistema. “Nuestra poesía se nutre mucho del Paraná. Creemos que la magia de nuestra música reside en la forma en la que mezclamos la melancolía del Litoral con lo visceral de la Capital. Rosario vive del río y Buenos Aires le da la espalda. Eso se nota en las personas, en las canciones, en los subtes, en las orillas del río”, comentó.

La banda de pop está integrada por dos rosarinos y dos porteños. Maximiliano llegó con su amigo de la infancia a formar Intrépidos Navegantes. En sus primeros meses, según relata, estaban en un estado de reflexión constante por el impacto que les causó la ciudad. Y fue en una tarde de paseo con sus padres en el Rosedal, que terminaron en el Patio Andaluz frente a una fuente de agua que tenía la inscripción que les dio el nombre de la banda. “Ese es el mayor ejemplo para nosotros. La conexión de las dos provincias está en todo lo que somos”.

Por el mismo río pero 700 kilómetros más al Norte, en Corrientes capital, Iñaki Zubieta creó Las Liebres, una banda de rock experimental con programaciones, psicodelia, pop y una enorme dosis de naturaleza. En 2009 planificaron mudarse a Capital Federal pero sólo él lo concretó. Sin embargo, la banda siguió funcionando en los pocos momentos del año que se veían y grabaron tres discos. En Buenos Aires les salían fechas que como banda no podían aprovechar así que Iñalki comenzó a tocar solo bajo el nombre Guazuncho. La hiperactividad de Iñaki también incluye otros proyectos como tocar la batería con Diosque, colaborar con Bosques, Posavasos y Bruno Masino. Ahora, en pleno proceso de grabación del cuarto disco de Las Liebres, Iñaki vive con una realidad porteña y otra correntina en paralelo. “Nuestra dinámica es así, nos vemos cada 3 ó 4 meses, nos juntamos en el estudio y grabamos la mejor música que podemos, con una forma de trabajo totalmente libre. Yo viví la mayor parte de mi vida allá así que entiendo en qué están los demás y trato de aportar lo mío”, explicó. El futuro implica una mudanza de un par de meses a Corrientes para terminar el disco y, tal vez, una vuelta a la ciudad con el resto de la banda.

El río Paraná tiene una presencia inocultable en la música. Es como un magnetismo para la sensibilidad de sus músicos. Guazuncho tiene varios discos y EPs solistas, entre ellos hay uno que habla del agua. La tapa es una foto de ese puente que cruza el Paraná y llega hasta Resistencia, Chaco. En estas ciudades enfrentadas se respira el mismo aire.

Del otro lado de ese puente hay tres músicos que hacen un folclore nuevo, de sintetizadores e instrumentos clásicos del Litoral, Les Yacaré. Los chaqueños acaban de terminar la gira de su primer disco, El que se asoma, por Buenos Aires y varias provincias más. “Hace 10 años, cuando nos fuimos a vivir a Capital y a Córdoba había un abismo entre las provincias y Buenos Aires respecto a la información y a la movida cultural. Esa fue la razón por la cual nos fuimos de Chaco; pero ahora las cosas cambiaron”, dijo Esteban Peon. Tanto se modificó la escena para ellos que ya uno se volvió a la provincia, con la convicción de que ya no es necesario estar cerca del Obelisco para sonar y crecer como banda.

La escena porteña tiene espacio para todos los proyectos, inclusive para algo más folclórico como la música de Les Yacaré. “Las particularidades seducen al público y, por el otro lado, hay un crecimiento de la gente, una nueva mirada de la música, una forma de valorar eso que por mucho tiempo se rechazó o se escondió porque no era lo que se hacía afuera”, planteó Peon.

Los músicos viajan, se cruzan influencias, la gente se pasa discos, descargas, las bandas tocan todas las veces que pueden y así se genera la renovación de la escena en las capitales.

“Hay muy buenos músicos por todo el país y con ganas de ampliar el horizonte desde su lugar, sin desplazarse a las grandes ciudades. Eso hizo que en los últimos años aparezcan producciones muy interesantes y profesionales que van a la par de las de Capital”, dijo el responsable de las voces, guitarra y programaciones en Les Yacaré.

Los escenarios que se multiplican en Buenos Aires, la oferta de shows que crece cada fin de semana, los viajes entre la Capital y las provincias, las bandas que giran, que llevan y traen, todo parece mezclarse y hacer de la escena porteña un espacio donde cabe todo el país.

3 de septiembre de 2014

31 de agosto de 2014

#EditorialesIndependientes para Los Inrocks: Nulú Bonsai



La idea de Nulú Bonsai surgió diez años atrás cuando Sebastián Goyeneche y Grau Hertt se conocieron a través de un blog de poesía urbana. La admiración devino en una amistad que atrajo a Hertt, –desde su Mar del Plata natal– a Buenos Aires para materializar la editorial cuatro años después.
Su dinámica es como la de los hermanos, a punto de estallar de amor y de odio todo el tiempo. Y ese carácter inminente se entromete en su criterio editorial. Nulú Bonsai es poesía urgente, es poesía hecha en los márgenes de todo, es una proclama de lo opuesto.
Su catálogo (en seis años editaron más de cincuenta libros) pretende a largo plazo formar una familia de autores alternativos. “Cuando encontramos material que nos gusta, apostamos a trabajar la edición con cada uno de los artistas y construir carrera juntos”, dice Hertt. No piensan en un libro, ensayan un compromiso de continuidad, casi de fidelidad.

“Para nosotros esto es ganar o perder. Apostamos a la gente y no a la obra”.


Goyeneche y Hertt son los fundadores y dos de los editores de Nulú Bonsai, poetas ambos, tienen varios libros juntos y separados, pero sólo Goyeneche editó en las dos colecciones de la editorial. Ataque emocional al sistema capitalista es solo de poesía y es la que más títulos tiene. El formato es particular, chico, y realmente de bolsillo: 11 x 14 centímetros.
El de Nulú Bonsai es un catálogo de lectura frenética. Y de factura agil: algunas de las ediciones las mandaron a imprimir a las 48 horas de haber recibido el material. Dice Hertt: “Nos interesa el libro vivo como el estado puro y crudo del artista”. En general, la tirada habitual de sus libros es de solo 200 ejemplares y se apuesta por la reedición. Pija birra faso, de Ioshua, ya lleva 700 ejemplares en la calle. “Para nosotros esto es ganar o perder. Apostamos a la gente y no a la obra”, reafirma Hertt. Su socio, Goyeneche, explica que su propósito es observar al artista –y acompañarlo– en el proceso de convertirse en un mejor autor, en una mejor obra, ser testigo de ese cambio.
La otra colección lleva el nombre de la editorial y tiene un formato más grande : en ella se le da lugar a la narrativa y a las traducciones. Es una línea un poco más adulta pero no menos arriesgada, porque el riesgo siempre es el eje de Nulú Bonsai.

“Cuando encontramos material que nos gusta, apostamos a trabajar la edición con cada uno de los artistas y construir carrera juntos”.


Y así es como se animan a una nueva colección de arte que se llama Umbracle, que hoy tiene sólo un título de Eduardo Coutinho: Cine de conversación y antropología salvaje. Y ahora apuestan por unos tabloides de 13 x 13, de diálogos entre poesías de Hertt y fotografías de distintos artistas convocados.

Inquietos, están a punto de revivir su ciclo de lecturas, música y cine llamado Living Público, aunque con su carácter indeciso esto puede también ser sepultado para siempre: el ritmo vertiginoso de todo lo que hacen es lo que les marca el entusiasmo. Eso sí: de los muchos blogs y materiales que les llegan, solo editan los que los interpelan, lo que no van a conseguir en ningún otro lado que no sea en Nulú Bonsai.

Link a la nota: http://www.losinrocks.com/libros/nulu-bonsai-literatura-urgente#.VANgJGO84QI

#SellosIndependientes para Los Inrocks: Hallo Discos

El sello nació hace dos años, después de que Gastón (Cuttica) trajera la máquina para cortar vinilos”, dice Hernán Literas. Los dos, junto a José D’Agostino, son Hallo Discos, un sello independiente que edita en sus lanzamientos en cassette y vinilo.
“La máquina” editó seis discos durante su vida en Buenos Aires. Hizo La Playa de Los Japón, Muerte a la máquina fantasma de Go-Neko!, El centro del vacío de Bosques, Natzuki de Guazuncho, el disco debut de Bestia Bebé y, el último, El sueño de otro lugar de La Suma de Todos los Tiempos.

La magia de esa máquina les permite copiar lento, de a un disco por vez, mediante un proceso artesanal. Se graban con una máquina de corte directo, que recibe información -tanto de forma analógica como digital. El surco se genera en el disco virgen, se graba más despacio que el tiempo de su reproducción. “En los vinilos de 7’’ podemos cortar 4 minutos por lado y en los de 12’’ podemos cortar 18”, explica Hernán.
La historia de Hallo Discos se remonta al momento en que dieron con la copiadora. “No es que hicimos doble click en un sitio, sino que completamos un formulario y varios meses después el correo nos tocó el timbre con una caja. A la máquina la tuvimos que ir a buscar”, dice Hernán. Y no fue cerca. Les llegó el dato de un que tornero alemán vendía un sistema para copiar vinilos. Se pusieron a investigar con videos, foros, manuales y finalmente se decidieron a comprarla. Hubo dos problemas que enfrentar: primero, ir hasta Alemania; segundo, convencer al anciano de que se las vendiera. Gastón viajó y estuvo dos días en la casa del alemán aprendiendo a usar la máquina. Se la trajo y ahí nació todo.
En el proceso de grabado de los discos, José se encarga de controlar y ajustar audios, Gastón del corte del vinilo y Hernán del packaging. Empezaron por vinilos, siguieron con cassettes y ahora se aventuran en la organización de fechas.

Hasta ahora editamos todo lo que quisimos”, cuentan. “Nos acercamos a las bandas que nos gustan y les presentamos nuestro proyecto. A veces también pasa al revés y para ese proyecto creamos una productora que se llama Kapstan Records”.
Es que además de los vinilos hay cassettes que serán clásicos.  Editaron 300 copias de La Dinastía Scorpio de Él Mató a un Policía Motorizado, y ya les quedan muy pocas. De Horrible, de Suárez, hicieron 100, que se agotaron – eran el Primer Cassette Store Day en 2013– y no las volverán a editar. Este formato les permite copias mucho más rápidas, con menos inversión y más salida, pero la decisión en cuanto a la cantidad se hace dependiendo de cada título y cada proyecto.

Hallo Discos solo edita en estos dos formatos; no proyecta hacerlo en otros y trabaja sobre piezas terminadas. La razón es sensorial: “Nos gusta la calidez que tiene cada formato; tanto el vinilo como el cassette pueden diferir en cuanto a rango dinámico y respuesta en frecuencia, pero logran generar una mayor empatía en la persona que decide tener un objeto tangible y emprender el ritual de poner un disco o cassette. Más allá de la cuestión fetichista, creemos que el vinilo no es sólo la música que contiene el disco, sino más bien es una experiencia”.
-
Link a la nota: http://www.losinrocks.com/musica/hallo-discos-la-maquina-de-hacer-vinilos#.VANgf2O84QJ

29 de julio de 2014

Sellos Independientes: Elefant Records

La música independiente, la nueva, esa que está por fuera del circuito oficial, no estaba a un click de distancia 25 años atrás cuando Montse Santalla y Luis Calvo decidieron armar su propia compañía. Las novedades llegaban a sus manos en formato de cassette, cintas caseras, originales comprados en las disquerías o en las recorridas nocturnas por Madrid para escuchar una banda por primera vez. Pasó el vinilo (o no), pasó el cassette (o no), pasó el CD (o no) y ahora llegó la web para Elefant, tal vez, la compañía discográfica independiente más influyente de la escena pop de habla hispana, la que todavía está en la búsqueda de la vanguardia sonora.
Las ocho de la mañana de Buenos Aires son, a una pantalla de Skype de distancia, un mediodía de verano en la casa de la pareja fundadora de Elefant. Luis está sonriente y cuenta que siguen siendo ellos dos, que les gusta que la estructura sea pequeña, hogareña, para poder controlar mejor todo el proceso de calidad de los discos. ¿Cómo se mantiene la calidad con más de 250 discos editados? “Trabajamos como una gran familia. Nuestra filosofía y manera de pensar y trabajar es la misma desde el principio: sacar lo que nos gusta, editar la música que nos gusta y tener una relación muy cercana con los grupos con los que trabajamos. Somos amigos de todos los músicos de Elefant”, dice.
Desde esa oficina en la casa de Luis se editaron discos clásicos como los de Family o Le Mans, los de las bandas argentinas Entre Ríos y Modular, la de los nuevos clásicos como Camera Obscura, La Casa Azul o La Bien Querida, y esas nuevas bandas desconocidas de adolescentes que llegan a sus oídos –ahora sí-, en un simple click.



“Recibimos un montón de maquetas. No alcanzamos a escuchar todas. De Argentina nos llegan muchas y hay muchos grupos que me gustan pero nuestra estructura es pequeña, al final uno no puede editar todo”, dice Luis. Ahora Elefant está trabajando en el tercer disco de Modular, el cual trabajaron con gente de Stereolab, según él uno de las mejores bandas argentinas de la actualidad, “aunque por ahí el 90% de la gente no sabe que existe”, bromea.
Todos los discos se editan en CD aunque en Elefant hay un amor especial por el vinilo, el formato renaciente en la música independiente. En total, tienen más de 500 discos grabados, de los cuales más la mitad fueron editados también como singles de 7 pulgadas. Además, todos se pueden escuchar gratis online.
Elefant crece con los cambios. Todo su trabajo está online para ser escuchado o para descargarlo. Además, la distribución de los discos es mundial, se consigue en todas las capitales. Lejos de inquietarlos, todo es una oportunidad para su objetivo: que más gente conozca más bandas.
“Entramos hace 5 años en una nueva era que es completamente diferente a lo que conocíamos. Las reglas de la industria han desaparecido. Los medios que estaban alrededor como la televisión, las revistas, la radio, han perdido mucho poder y la música ahora se puede promocionar de otra manera, los sellos independientes tenemos más posibilidades de llegar a la gente y la gente tiene ahora mucho poder. La gente y las redes sociales tienen el poder suficiente de hacer de un artista algo grande sin que la televisión se haya dado cuenta de ellos”.
Luis está entusiasmado con esa realidad y la versatilidad que ganó Elefant con los años. Ahora están sacando muchos discos nuevos de bandas jóvenes como Bond Á Part, Neleonard o Papá Topo y a la vez están editando los discos de The Primitives, una banda inglesa que en los 80 fueron exitosos y ahora volvieron y eligieron a los españoles como sello. “Es una mezcla de todo, tenemos gente muy joven, de 17 años, y también gente de 80”, dice Luis.
Cada vez que sale un disco, esta pareja de españoles junto a un chico que los ayuda hacen todo el trabajo de coordinar el lanzamiento en todas partes del mundo. Elefant no acepta maquetas terminadas, ellos son parte del proceso de grabación y se involucran en todas las etapas. De hecho, es Luis quien hace el diseño de casi todas las tapas. “Yo estoy muy contento con lo que hemos sacado, siempre que editamos estoy muy conforme con lo que se hace desde lo más pequeñito hasta lo más grande pero al final siempre son el público y los medios de comunicación lo que deciden qué es bueno y qué puede convertirse en algo más”, concluye.



26 de julio de 2014

#Editoriales Independientes: Barba de abejas / LosInrocks



Rímini se sienta metódicamente ante el libro, con dos resaltadores en la mano, la pluma y la máquina de escribir al lado. Todos los días, de manera frenética, Rímini traduce. Como el personaje de El pasado de Alan Pauls, hubo muchos protagonistas en la historia de la literatura con este oficio tan misterioso. Desde City Bell, Eric Schierloh creó una editorial casi obligado: si no hacía los libros él mismo, el esfuerzo de años de traducciones iban a quedar sólo en su computadora.

Así, en 2011 nació Barba de Abejas, pero se gestó mucho antes. La semilla fue la beca del Fondo Nacional de las Artes que Eric ganó en 2006 para traducir la poesía de Herman Melville, la cual no pudo publicar inmediatamente. Sin embargo, el impulso de traducir siguió con un diario de 1860 del mismo autor (inédito en español) y con obras de Henry Thoreau, Theodore Enslin, Richard Brautigan, D.H. Lawrence y David Meltzer, entre otros.

En 2008, la editorial Bajo la luna publicó su traducción de los poemas de Melville, Lejos de tierra, pero como el material se seguía acumulando decidió arremangarse y hacer los libros él mismo. “Lo que yo quería era que el material circulara, darle salida para que tuviera sentido seguir adelante”, se justifica Eric, y, con la añadidura de ese trabajo, llegaría la oportunidad de darle espacio a nuevos traductores.

Los dibujos que vemos en cada uno de los bellos libros de la editorial se hacen en el taller que tiene en su casa; se imprime, se encuaderna y se hace el arte ahí. “Todo libro nace como un boceto dibujado”, dice Eric. Un proceso artesanal y cuidado al que le da la misma importancia que al texto en sí mismo. La primera tirada de cada edición es de 50 ejemplares y luego bajo demanda, un método muy utilizado por las editoriales independientes por lo económico y amigable para el medio ambiente.

 El cariño por el detalle de los libros de Barba de Abejas está expresado en la confección a mano, el papel ahuesado de ochenta gramos, la viñeta de título con ilustración coloreada a mano y el doble papel de guarda. En las ediciones en tapa dura, la cubierta es de un cartón gris pintado a mano con acrílico.

¿Esnobismo o romanticismo? “Me quedo con el romanticismo, claro. El esnobismo implica afectación o imitación, y en Barba de Abejas no hay nada de eso”, afirma Eric. Lo que sí hay son colecciones: Poesía bilingüe, Poesía contemporánea, En viaje, Ilustrados, Ficción y Fetiche.

Fetiche lo integra sólo el libro Por favor planta este libro, de Richard Brautigan, compuesto por ocho poemas/sobres bilingües que contienen semillas de árboles, flores y hortalizas; dos retratos (uno en blanco y negro y otro a la acuarela) y un librito arbóreo que escribió Eric: Los días del fresno.

La columna vertebral de Barba de Abejas es la colección de Poesía bilingüe. Schierloh traduce de una forma muy cuidadosa. “Si es poesía primero lo hago a un cuaderno y después lo paso y corrijo en la pantalla. La primera versión siempre es rápida y pésima, tengo que corregirlo lento, volver sobre él, darle sentido a la corrección de a poco, por capas, embelleciendo todo lo feo que hice al principio con dedicación”, explica.

Los planes para agosto incluyen la edición de Lejos de tierra, la primera traducción de la poesía de Herman Melville y Autobiografía de uno que bosteza del gran Gerónimo el Apache; y para lo que queda del año se esperan tres libros de la colección Poesía contemporánea: Calendario de siembra de Jonás Gómez, Deserción en Chongjin de Carlos Ríos y uno del propio Eric, Frío en las regiones equinocciales.

Los libros de Barba de Abejas se pueden encontrar en librerías de Capital, La Plata, Rosario, Córdoba y Mendoza, y algunos van a Chile. O hablar con su dedicado editor y juntarse para la entrega de los ejemplares. Libros tan bellos que bien pueden regalarse o exhibirse destacados en los estantes de una biblioteca. Así es Barba de Abejas, una editorial de catálogo que crece de a poco, con paciencia de artesano.

2 de julio de 2014

#EditorialesIndependientes: Los-proyectos, ficción breve en e-book

Cecilia Espósito es quien está detrás de esta editorial independiente que edita ficción en forma de eBooks, un formato poco explorado en la literatura nacional. Por: Romina Zanellato

Hace unas semanas Cecilia Espósito (editora, docente, correctora) posteó en el blog de su sello online Los-proyectos un resumen casi perfecto de todo lo que ella hace y de lo que se trata su búsqueda: “Estamos editando en una tierra rodeada de ríos. Pasa que leemos despacito, y el tiempo y las cosas corren como una liebre, a veces libre, a veces huyendo de las trampas en el campo. Pero qué maravilla. Uno de los relatos tiene una palabra en otra lengua, que intenta nombrar la nostalgia, la nostalgia de bosque.”

Los-proyectos es su creación personal. Ella convoca, ella lee, ella corrige, ella adapta el formato y ella sube el eBook a las plataformas de descarga. Hay algo romántico y algo artesanal en todo el proceso, adjetivos que muchas veces se piensan opuestos a los libros virtuales.

Para Cecilia, el eBook es un formato y el libro en papel es un soporte, y la convivencia los hará cambiar a los dos. Pero, ¿qué potencialidad hay en el libro digital? Todo está por descubrirse y es en esa investigación a la que apuesta. Los eBooks son “esa novedosa forma de estructurar y configurar contenidos” con el mismo objetivo del libro de papel: llegar al lector, “y si no los hay, crearlos”.

Los umbrales de posibilidades, para los libros de los-proyectos, están basados en la accesibilidad y lo dinámico del soporte: todos los títulos están disponibles para la descarga libre en código abierto como el ePub y el mobi. También se pueden pagar y están disponibles en todos los portales de venta de libros digitales.

“A Los-proyectos le imprimimos un doble aspecto: juntar autores, concretar un catálogo con diferentes modos de decir, y mostrarlo con un tono a la vez íntimo pero comprensivo, amplio y atractivo.”


Existe una posibilidad que lo cambia todo: la transmedialidad, el libro interactivo. Traspasar esas fronteras alimenta el entusiasmo de Cecilia. “¿Y si el contacto con el libro de papel fue poco y confuso?”, se pregunta.

“Diariamente estamos expuestos a objetos digitales, durante horas, entonces a Los-proyectos le imprimimos un doble aspecto: juntar autores, concretar un catálogo con diferentes modos de decir, y mostrarlo con un tono a la vez íntimo pero comprensivo, amplio y atractivo; por otro lado, hablar sobre las tecnologías del libro y la edición, como una estética, una búsqueda, un aprendizaje continuo. En definitiva, seducir y sentirse seducido por las palabras en sus innumerables expresiones. Y si le sumamos la música, las animaciones, las realizaciones del cine, los juegos y la Web toda, nada nos es ajeno en el ámbito electrónico y hacia ahí también vamos para explorar el formato”.

El catálogo de Los-proyectos es el reflejo de esta búsqueda. Está compuesto por la nueva literatura argentina y latinoamericana, joven y arriesgada. Cada texto está hecho especialmente para este formato nuevo, casi inexplorado por el lector argentino. Son ficciones breves para leer viajando. Ahí se puede encontrar a Selva Almada, Manuel Alemian, Carlos Ríos, Carlos Godoy, Ariel Pichersky, Inés Acevedo, Matías Capelli, Marcelo Cohen, J.P. Zooey y Federico Levín. Entonces, para Cecilia, el catálogo es “la unión de estos ríos de voces distintas, con un caudal, un talento y una singular forma de ver y escribir que queremos compartir”. Ese objetivo de compartir es también la curiosidad por la novedad: ¿Hasta dónde se puede llegar?

Link a la nota: http://www.losinrocks.com/libros/los-proyectos-ficcion-breve-en-ebook#.U7SoHvl5P50

7 de junio de 2014

Redacción para Estaciones Saludables

Ejemplo de mi trabajo en la DG Desarrollo Saludable con los programas Estaciones Saludables y Mi Escuela Saludable. Además de la redacción del material estoy a cargo del vínculo con la prensa.

Posteos para Zetenta



Posteos para Lisopresol, cliente de Zetenta 



Posteos Chiacaps


Posteos Evatest