Sue Mon Mont nació para el público una noche de tormenta dos semanas atrás en el Club Cultural Matienzo. La súper banda de Rosario Bléfari volverá a sonar este sábado en el Yolanda Fest, la última oportunidad hasta nuevo aviso. Después del debut, Rosario habló sobre las letras fuertes y simples, sobre sus compañeros soñados –comparte banda con Gustavo Monsalvo de El Mató, Marcos Díaz de Bosques y Tifa Rex de Los Reyes del Falsete- y de lo que se viene. / Entrevista Romina Zanellato – Foto Natalia Motorizada

-
¿Cómo apareció ese nombre?
Fue en una ensoñación de hace un año atrás. Soñé un nombre y cuando estábamos buscando uno para la banda yo llevé ese. A Marcos le gustó de entrada, a Gustavo más o menos y Tifa fue al que menos le gustaba, porque era muy complicado. Suena muy francés, pero quedó. En el sueño yo veía muy bien las formas de las letras.
¿Y averiguaste qué significa?
Sí, una amiga de Tifa lo buscó en el traductor de Google y le salió algo increíble: “demando a mi pubis”. Sue es demando y Mon parece que es como Monte de Venus, el pubis. Está muy bueno. No sé cómo será en francés, pero demandar tiene ciertas connotaciones en español que me encantan. Por supuesto que no sabía lo que significaba, pero tal vez en el inconsciente sí, y eso está buenísimo.
Eso tiene relación con las letras, que son muy distintas a lo que venías haciendo. Hay una presencia diferente de vos como mujer, de tu femineidad y de tu posición ante el amor.
Sí, totalmente. Siento que en algún momento tengo que terminar de escribir sobre el amor, pero cada vez se me ocurren más y más, no lo puedo evitar. Al mismo tiempo, cuando las canto siento que tienen que ver con muchas cosas más. Si bien algunas están relacionadas a historias de amor, también tienen que ver con la cuestión de las personas, de lo que uno hace y de cómo encaramos la vida. A veces quiero cantar otras cosas pero no me salen. Antes no cantaba canciones de amor, en Suárez no había.

Ahora es más explícito…
Sí, en mis primeras canciones tenía un imaginario asociado a la infancia, el paraíso perdido y el abismo que se siente ante la pérdida de la inocencia. Era más chica.
Las composiciones de Suárez eran más abstractas, como imágenes, pero acá hay un sentido claro en las letras, uno se identifica con lo que cantás.
Es que hubo un momento preciso que pensé que no quería más canciones con metáforas, tal vez sí que la canción termine siendo una, pero que el lenguaje no lo sea.
Recuerdo cuando escribía las canciones para Estaciones (su disco solista), donde quise transmitir una pequeña historia o una idea, o la idea de la canción carta, cosas que decirle a alguien. Ese desagote del pensamiento continuo, del monólogo interno, de lo que le diría a alguien, de poder rebobinar el tiempo y decirlo diferente. O si se le contaras a alguien, cómo lo harías. Entré en esa secuencia de explicar, contar, el porqué, como si fuera una indagación. Así empezó este camino de letras directas.

¿No te sentís más expuesta?
No, pero a veces sí temo que alguien crea que yo sólo escribo canciones de amor y que es una pavada, como dice Roland Barthes, que la idea del amor es la más despreciada, que el amor es lo obsceno. Cuando uno se involucra en algo amoroso, aunque sea una letra, es cuando uno más vulnerable se pone, es la mejor manera de hablar de otras cosas, de relacionarse, de hablar con los otros, de hacer un trabajo. A partir del amor –de estar enamorado– hay una vulnerabilidad absoluta.
Pero la forma en la uno vive el amor es la muestra de cómo vive el resto de la vida.
Sí, lo atraviesa todo sin que lo podamos evitar, inclusive la ausencia del amor. El otro día estaba con Fragmentos de un discurso amoroso de Barthes, un libro fundacional, y alguien me preguntó qué pasaba con los que no estaban enamorados y yo pensé en eso: hasta ese estadío es amoroso, el de ver a todos colocados y uno no.

“En mis primeras canciones tenía un imaginario asociado a la infancia, el paraíso perdido y el abismo que se siente ante la pérdida de la inocencia. Era más chica.”


¿Necesitás sentirte enamorada para escribir canciones de amor?
La inspiración me viene –un poco– de estar enamorada del amor. Además, creo que el sujeto amoroso puede estar en todas partes, en los amigos, en la familia, en lo que uno hace. Creo que es muy importante, además, cultivar el estado de estar enamorado. Creo que tiene que ver con las ganas de hacer cosas. Creo que el amor es colocar el deseo en lugares que te permitan moverte. Por ejemplo, muchas de las canciones son hacia mis amigos, deseos para ellos.
¿Ya tenías muchos temas compuestos antes de juntarte con los demás músicos?
Sí, pero son todos bastante recientes. La más vieja es “Diferencias”, una canción de la amistad que me quedó escondida. Algunos de los temas los había tocado sola pero tuvieron forma real cuando fueron tocados con ellos. De hecho, les escribí un mail después del primer ensayo y les dije “todas estas canciones no las voy a tocar sola nunca más”, como una especie de promesa. Deben haber pensado que estaba loca.

¿Y cómo fue el proceso de selección?
Tenía tres grupos de canciones: unas en formato canción más tradicional, unas más instrumentales y otras más oscuras. Cuando las escucharon se hizo la selección natural de las primeras cinco, que fueron de las primeras.
¿Qué vas a hacer con las que quedaron afuera?
Las que tocamos fueron las que salieron de una, sin pensarlas. Les ganaron a todas las demás. Las otras tendremos que trabajarlas. Las que quedaron creo que son las ideales para tocar con varones, las asocio a la fuerza simple del hombre. Siento que las canciones tienen esa fuerza indiscutida de ellos, por eso me importó tanto resaltar mi femineidad en el show, las dos fuerzas.
¿Cómo te sentiste en el escenario del Matienzo en el primer show de la banda?
Muy nerviosa, hacía mucho que no me sentía así. Estábamos todos igual, era una primera vez para todos. Tenía terror con algunas cosas que son mi gran trauma, como el sonido, pero mucha confianza en los chicos. Me encantó sentir que éramos una banda, como un alivio en ellos.
Después del sábado, ¿cuál es el futuro de Sue Mon Mont?
Por ahora no tenemos más fechas. Estamos grabando el disco, que sale el año que viene. Ya tenemos 15 canciones.
-
Sue Mon Mont
En vivo junto a Pommez Internacional, Detonantes y Las Ligas Menores el sábado 14 de diciembre a las 22 en G104, Gascón 104 (CABA).


Nota para Los Inrocks.